sinodo diocesano 1967

La Iglesia nació como semilla pequeña junto al Mar de Tiberíades, pero cobró energía y dinamismo con la fuerza del Espíritu Santo en Pentecostés.